Oh #2

Eran las doce del mediodía. El sol de Lima estaba en todo su esplendor. Las palomas se habían escondido en las sombras porque ni el más amante del verano aguantaba el calor. Esta temperatura era tan intensa que los helados no duraban ni un minuto fuera del congelador; podías sentir, incluso, que mil duchas no … Sigue leyendo Oh #2

Anuncios