Relato al aire #3

Era una combi llena de personajes peculiares. Distintas formas de ver mi país, ahí, en un solo lugar.

Estaba el cobrador usando ese lenguaje popular que tiende a cortar las palabras. Usaba una gorra desgastada con el símbolo de Superman y una correa de Batman. No sé si era geek o fue lo único que encontró. Una camisa azul con la basta dentro de los pantalones, pero a la mala. El atractivo principal era la uña del dedo pulgar de color verde. Infectada de un hongo antiestético y muy terrorífica.

Al costado del cobrador, en el asiento reservado por ley, una madre cansada trataba de controlar a tres niños de tres y cuatro años aproximadamente. Sumándole el bebé en brazos, eran cuatro. Dos pares de seres humanos que, con suerte, no sufrirán la cagada que es este país socialmente.

Atrás de la madre, solitaria y pensativa, se encontraba una mujer de mediana edad. Ella vestía polleras típicas de alguna región central del país. Dos largas trenzas de color negro con partes grises hacían notar su edad. Ella comía una mandarina mientras botaba las cáscaras por la ventana del carro.

Detrás del cobrador hacia la derecha estaba un hombre que vestía un terno gastado por el uso, pero elegante al mismo tiempo. Su portafolio reposaba en su regazo mientras el seguía su conversación, al parecer muy importante, en su celular. La conversación indicaba que su secretaria había olvidado de hacer que él firme unos papeles importantes y tenía que regresar urgentemente a la oficina.

A mi costado había una chica pelo pintado y bien maquillada. Tendría mi edad si mis cálculos no fallan. Ella conversaba por Whatsapp enviando audios a Tatiana. Conversaban sobre el tonazo que habría en Help el jueves. “Huevona, tenemos que comprarte esa falda que vimos el otro día. Se te vería linda con los tacos que te regaló la cojuda de Mafe”. Daba risa su forma de hablar. Me recordaba a muchas amigas del trabajo.

Y, para terminar, estaba yo. El cojudo que terminó vomitando porque se mareó de tanto escribir con el movimiento del carro. Vomitar es feo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s