La Historia de M #3 (El Ex)

Luego de esa cita que tuvimos en el cine, M y yo no podíamos dejar de vernos. Cuando terminaba de trabajar, iba a recogerlo a su casa para ir a cenar o al cine. Todo el día andaba impaciente esperando que sean las 9:00 p.m. para poder verlo. Eramos felices a pesar de no ser pareja aún.

Un viernes por la noche, fuimos a cenar. Estábamos conversando tranquilos, comiendo sin apuros. El celular de M sonó y lo prendió para ver quién le había escrito. Su cara cambió completamente. Lo noté muy incómodo. Dejó el celular y no habló del tema. Quise seguir la conversación, pero solo me respondía con monosílabos o con respuestas muy cortas. Comimos en silencio por unos cinco minutos.

No aguanté la curiosidad y tuve que preguntarle:

—¿Pasó algo?

—No —me dijo un poco avergonzado —, todo bien.

—¿Seguro? Desde que revisaste tu celular comenzaste a actuar medio raro.

—No te preocupes.

No quiso decirme nada en absoluto. Pensé que era algo muy personal que quizá no quería contarme. Tampoco tenía derecho a reclamarle que me contara lo que había pasado porque aún no eramos una pareja oficialmente.

Terminamos de comer y M me preguntó si podíamos ir a un lugar privado. Fuimos a un hotel cerca del restaurante.  Apagamos las luces y abrimos la ventana dejando que la luz de la noche iluminara el cuarto. Nos recostamos en la cama, nos dimos unos cuantos besos y nos pusimos a escuchar música. Debatimos fuertemente sobre si Beyoncé merecía el puesto que tiene o si estaba sobrevalorada. Esto lo pude tomar como otra alerta roja; ya que yo amo la música de esta cantante con todo mi ser. Pero M tenía una magia que me liberaba de toda convicción. Le permitía todo.

—¿Has escuchado la canción de Maná con Shakira? —me preguntó.

—Obviamente — respondí al instante.

—¿Podemos escucharla?

—Claro.

Mientras sonaba la melodía, crucé miradas con M y él se acurrucó en mis brazos. Estuvimos abrazados durante toda la canción sin decir algo. Solo escuchábamos la hermosa letra de la canción. Cuando esta terminó, noté que M estaba llorando en silencio.

—Tú no estás bien —le dije —¿qué te pasa?

—Mi ex me mandó un Whatsapp.

—OK. Quiere regresar contigo seguro.

—No exactamente.

—¿Qué te dijo?

—Que me extraña. Dice que anoche le pegaron y que tuvo que ir al hospital porque lo dejaron mal.

—Ah, eso te tiene preocupado. Es bueno que aún tengas un poco de estima hacia tu ex. Quiere decir que lo que vivieron fue significativo para ti.

—No, no es eso. Por mí que lo parta una rayo.

—¿Entonces? —pregunté al no entender a dónde quería llegar.

—Me dijo que en el hospital le han detectado VIH.

—OK, pero esto es reciente ¿verdad? Terminaste con él hace medio año. Puede que otra persona se lo haya transmitido. No tienes por qué preocuparte.

—Pero el VIH se detecta luego de seis meses.

—Tienes razón. Mira, si quieres, mañana temprano vamos a que te hagas la prueba. No, mejor nos hacemos la prueba los dos. Vas a ver que todo va a estar bien. Lo bueno es que hemos estado protegiéndonos.

—Tengo miedo.

—No te preocupes. Todo va a estar bien —le dije en un intento por hacerlo sentir seguro —. Ten por seguro que si sales positivo, te apoyaré y siempre estaré a tu lado. Sabes, hoy en día, nadie se muere por tener VIH. Simplemente toma tus medicamentos y todo seguirá normal.

—¿Puedes poner la canción de Maná y Shakira de nuevo?

Con la música de fondo, nos abrazamos y nos quedamos dormidos.

524cc11fb93795ed378eefa8_0_27-1417795290021

Al día siguiente fuimos a la clínica, nos hicimos la prueba de ELISA y nos dijeron que los resultados salían el lunes. La espera se hizo eterna. M estuvo nervioso todo ese fin de semana.

El día que teníamos que recoger los resultados, nos dijeron que los dos habíamos dado negativo en la prueba.

—Te dije que nada iba a pasar.

—Gracias a Dios todo está bien —dijo M aliviado —, pero, entonces, por qué este hijo de puta me preocupa de esa forma.

Un par de días después me enteré que el ex hizo esto en un acto desesperado por tratar que M regrese con él. Lo bueno es que no funcionó y todo salió bien. Esto incluso me unió más a él. Sentía que después de esta experiencia, nada podría separarnos. Solo faltaba oficializar esta relación y todo sería perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s